top of page
Buscar
  • Foto del escritorRedacción

Evita lesiones más graves a futuro y dale seguimiento a estas con Haphy



Muchas veces una lesión dejamos que en teóricamente se “curen por si solas" usando diferentes curaciones que sólo alivian los dolores o molestias, sin embargo con el pasar del tiempo éstas pueden reaparecer y con consecuencias más graves.


La actividad física o deportiva siempre conlleva algunos riesgos que no pueden ser minimizados por ligeros que parezcan, ya que podrían convertirse en algo permanente si no se trata a tiempo.


A menudo, los atletas de alto rendimiento llevan un seguimiento puntual a su esquema de entrenamiento y en caso de sufrir alguna lesión, existe un protocolo particular que permite la rehabilitación del atleta de forma cuidada.

Pero hay otros casos donde el deportista eventual o que recién se está integrando a determinada disciplina, sufre de alguna lesión y que, por desconocimiento o negligencia, deja pasar sin ponerse a pensar en las consecuencias a largo plazo que esto resulta.

Tendinopatias, descarga muscular, desgarres musculares, esguinces o fracturas, son los padecimientos más frecuentes en la gente que se adentra al mundo de la actividad física sin un conocimiento previo de la práctica a realizar.

Y es que, de acuerdo con Tabatha Villegas, directora de operaciones de Haphy -centro de rehabilitación orientado a tratar este tipo de lesiones- si los deportistas no apuntan a corregir cualquier contusión por más mínima que sea, puede volverse un problema permanente y que a futuro provocará que ya no logre rendir o que no alcance los resultados deseados.


Las lesiones de los deportistas “nuevos” o que apenas van empezando, suelen ser más frecuentes de lo que se piensa y cuando suceden, la falta de asesoría profesional por lo general es una constante, por lo que muchos de ellos se quedan con esa lesión, ya que consideran que “no es tan grave”.


De acuerdo con la Comisión Nacional del Deporte (CONADE) en su artículo publicado en febrero del 2017 (https://www.gob.mx/conade/prensa) se habla que las lesiones se deben de tratar de forma diferente bajo estos criterios:

  • Nivel uno: Farmacológico y rehabilitación deportiva. Es la eliminación de sensación de dolor que se recomienda realizar con antiinflamatorios o relajantes musculares, además de contribuir a la recuperación con pequeños ejercicios que ayuden a sanar el área lesionada.

  • Nivel dos: Tratamiento invasivo, aplicación de medicamentos. Esta etapa se basa en la administración de fármacos en el tejido muscular para su absorción más efectiva.

  • Nivel tres: Quirúrgico. En algunas lesiones deportivas extremas la cirugía es necesaria para corregirlas. La intervención puede reparar tendones y ligamentos desgarrados, así como colocar los huesos quebrados en posición correcta.

“En Haphy catalogamos algunas lesiones como “silenciosas”, ya que son aquellas que surgen por cargar algo sin precaución, por tratar de correr sin tener entrenamiento previo, o simplemente porque no había conocimiento de cómo hacer determinado ejercicio en algún gimnasio”, señaló Sandra Alcántara, fisioterapeuta del centro de rehabilitación.


De ahí que, en este centro especializado en tratar diferentes tipos de lesiones, se dé un enfoque importante, primero a la valoración para, posteriormente, comenzar con un tratamiento adecuado.


Estas opciones se concentran en 3 principales ejes:

  • Experiencia Aquasense: Mediante técnicas de trabajo corporal acuático de efecto profundo, se facilita el equilibrio físico y emocional, logrando una experiencia individual única en cada sesión.

  • Terapia Acuática: El agua nos brinda la oportunidad de guiar tratamientos más amables, lúdicos, seguros, con menor tiempo de recuperación y ofrece respuestas integrales a las condiciones de movilidad para cada individuo.

  • Terapia Física: Tratamientos integrales enfocados a los requerimientos de cada paciente, se utilizan técnicas de vanguardia con los mejores resultados, para restaurar la funcionalidad, manejo de dolor y la integración de las personas a la sociedad de manera satisfactoria.


De igual forma, Haphy busca establecer parámetros importantes con respecto a una lesión que ya está presente. “Nos enfocamos más a la prevención, en el sentido de que aquellas contusiones leves puedan convertirse en mayores con una terapia adecuada. Evitamos que esa tendilopatía tenga una ruptura mayor, sin embargo, si ya el paciente está fuera de competencia o ya no puede seguir el ritmo en determinado deporte, nosotros ayudamos a esa reincorporación”, comentó Villegas.


De ahí que es más fácil adaptar al deportista a tiempo a que un tendón roto que ya requiere una cirugía. Por ello, el objetivo con estas diferentes terapias, el conocimiento que tiene Haphy es rehabilitar y readaptar a un deportista para que regrese a su actividad normal.


8 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page